Pasarelas de pago online: Lo que necesitas saber al abrir un ecommerce

Si estás pensando en abrir un ecommerce, debes pensar en la forma en la que tu clientela podrá pagarte. Si tienes una tienda física, lo más probable es que cobres en efectivo y con tarjeta. En este último caso, seguro que te preocupas principalmente por el coste de las transacciones. Cuando hablamos de comercio electrónico, es importante ofrecer varias opciones de pago y elegir apropiadamente entre las pasarelas de pago disponibles en el mercado.

¿En qué fijarte si tienes que abrir una tienda online?

Las variables se multiplican, sabes que existen muchas posibilidades diferentes para recibir pagos y no quieres perder ninguna. También sabes que para comprar online, tu clientela necesita un plus de seguridad. Comodidad, facilidad de uso y seguridad para el cliente. Sin olvidarte de los costes. Y esta vez, no sólo tienes que tener en cuenta los costes por transacción. Se ponen en juego  muchas más variables. Por ejemplo, no puedes perder de vista los costes de implementación y mantenimiento.

¿Qué opciones de pago no deben faltar?

Como mínimo, las que ofrece tu competencia. No querrás quedarte atrás. Actualmente, la mayoría de las tiendas online disponen de los siguientes métodos de pago:

  1. Pago por transferencia o ingreso en cuenta:

    Esta opción retrasa el proceso de venta, ya que el producto se envía una vez recibido el cobro. Sin embargo, no pierdes nada al incluirla. También es habitual encontrar la opción de pago en efectivo al recibir el paquete.  Es una opción viable, pero encarece los costes y es posible que tengas que repercutirlos en el precio. Ya sabemos que el precio más alto suele ser disuasorio… Tendrás qué decidir según tú área de negocio y el importe de los productos que vendes.

     

  2. Una solución para pagar sin introducir los datos bancarios:

    Hay clientes que prefieren centralizar sus pagos en un sitio de confianza. El botón de pago con Paypal está ampliamente extendido y la confianza en torno a su marca, consolidada. Actualmente empiezan a aparecer  otras opciones más que interesantes, como la de la española iUpayIncluir siempre una de estas opciones de pago aporta una doble ventaja: Por una parte, disponemos de un medio de cobro alternativo en el caso de que ocurra algún fallo puntual con nuestra pasarela de pago. ¡Jamás pierdas una venta! No tener esta opción sería el equivalente a perder una venta por no disponer de cambio en tu tienda física. Por otro lado, aporta un plus de confianza al cliente: El aval de una empresa reputada y especializada en pagos seguros en Internet.

     

  3. Pago con tarjeta de crédito o débito con TPV virtual proporcionado por nuestro banco y/o una de las múltiples pasarelas de pago  que hay en el mercado:

    Tiene la ventaja de ser inmediato y agilizar la venta. La principal ventaja: la posibilidad de configurar y disminuir los pasos para realizar la compra. Una diferencia fundamental es que el cliente no tenga que abandonar la tienda para confirmar el proceso. El momento de la venta es siempre delicado y la experiencia de usuario es determinante para no perder clientes en el último momento. Si no harías esperar innecesariamente a tu cliente en una tienda física, ¡no lo hagas en tu ecommerce! Ya sabemos que la percepción del tiempo de espera en la red se multiplica por tres.

Decidir entre diversas pasarelas de pago: 

Posiblemente, una de las decisiones más importantes a la hora de iniciar una tienda online. Dedícale tiempo a la elección, compara, pregunta, y elige. Vivimos en un mundo donde comprar online es una acción cada vez más cotidiana y natural. Un mundo donde es necesario propiciar opciones de pago que se adapten a una gran cantidad de situaciones. Esta es siempre una forma de aumentar las posibilidades de venta.

 

La opinión de un experto:

A continuación te ofrecemos los consejos de Jordi Ordoñez, toma nota!

opinion pasarelas de pago

[Bueno… para empezar no soy ningún experto, solo soy un consultor jejeje, pero agradezco mucho los intentos de hacer parecerme más bueno de lo que soy, así que comenzaré dando las gracias por la invitación ^_^

En cuanto a métodos de pago, siempre soy partidario de usar el póker de plataformas más utilizadas en España por los propios usuarios: TPV, Paypal, Contra reembolso y Transferencia bancaria. Por ese orden.

El TPV es una de las formas más seguras que hay de pagar online, pero tiene sus defectos, por ejemplo los problemas con el 3D Secure. Muchas veces, nuestro usuario no tiene a mano la tarjeta de códigos del banco, lo que hace que podamos, potencialmente, perder esa venta. Es por eso que no está de más echar una ojeada a Stripe o Adyen, que permiten reglas como, por ejemplo: no usemos 3D Secure para tickets de 50 euros o menos (es raro que alguien quiera timarnos por esa cantidad).

Por su facilidad de implementación, me quedo con Stripe. Además, liquidan el dinero que te deben cada 7 días y eso “es bien”, que diría Johan Cruyff.

Paypal es esencial en públicos de 40 años para abajo. Y, además, nos soluciona 2 papeletas:

  • disputas: Paypal se encarga de mediar entre la tienda y el cliente cuando hay una disputa, por lo que ya nos olvidamos de ir para arriba y para abajo a base de mails nosotros mismos
  • express checkout: utilísimo en el móvil. Te logueas para pagar con express checkout y el propio Paypal comparte los datos de envío del usuario con la tienda. Menos campos de formulario a rellenar, más conversión.

Pero no todo van a ser ventajas. Te clavan unas comisiones que te dejan tiesísimo. Con la cuenta Business pagas un 3,6%

Contra reembolso: un clásico en España, ¿para qué matarlo? Mucha gente no se fía de poner la tarjeta en una web o no sabe ni por asomo lo que es Paypal, por lo que prefiere el método ese de “que venga un tío a mi casa y me cobre”. Realmente, es uno de los atrasos más tochos que le veo al ecommerce de este país. Todo se hace online menos el paguito. El paguito en mano, que no me fío. Oiga, que estamos en 2.016. Pero la realidad es que a mucha gente le facilita la tarea. A mucha, menos al merchant. ¿Por qué? Porque tenemos los clásicos problemas esos de “ui, ahora no tengo el dinero a mano”, “ui, ahora no me viene bien”, “uy, que me lo he pensado mejor y ahora no lo quiero”. Y tú, como merchant, pagas el envío igual y, ala, a palmar pasta.

Transferencia bancaria: me habían pedido 10 líneas de comentario pero veo que, para variar, me he enrollado como una persiana. Acabo ya. Transfer funciona todavía. Hay mucha gente que no se fía ni de TPV, ni de Paypal, ni del reembolso (ya vé usted, así va la cosa). Total, que prefieren hacer una transfer primero. El problema es que tienes que estar encima del cliente para que pague porque, a lo mejor, se le pasa. Y eso puede hacer que tarde X días y tú le estés reservando el stock. Stock que está ahí, apartadito, y que no puedes vender. Y si son productos perecederos, ¿qué? Pues a lo mejor estás perdiendo X días y al producto le queda menos para caducar. Un drama. Yo lo que suelo aconsejar es que se use transferencia bancaria, pero se den 48 horas para pagar.]

Ejemplo de comparativa de costes de pasarelas de pago:

Y para facilitarte la elección entre plataformas de pasarelas de pago, hemos realizado una comparativa de costes de las algunas buenas opciones que encontramos en el mercado. Recomendamos realizar una comparativa similar antes de tomar una decisión.

 

Tabla Pasarelas de Pago